Terapia familiar

Un espacio de diálogo y comunicación compartida.

La terapia familiar sistémica propone un espacio de comunicación en el cual la familia al completo pueda trabajar sobre sus dificultades en las relaciones en compañía de los terapeutas y en un contexto seguro, favoreciendo así la aparición de nuevos recursos más allá de los propiamente individuales.

Problemas con la crianza, cambios vitales, duelos, separaciones o reorganizaciones familiares son algunos de los retos con los que las familias se encuentran a lo largo de su camino. Favorecer un espacio común de diálogo, en el cual todos los miembros de la familia puedan hablar y a la vez ser escuchados acelera el cambio y les aporta salud mental.

La terapia familiar es muy útil y recomendable especialmente en NIÑOS Y ADOLESCENTES, dado que trabajar únicamente con ellos no suele ser suficiente en muchos casos ya que no son independientes de sus relaciones familiares; el resto de la familia debe estar también implicada en su bienestar y participar de este cambio familiar para conseguir un equilibrio entre lo que se demanda y lo que se necesita.

Terapia sistémica familiar

La terapia sistémica familiar suele ser breve ya que está orientada a conseguir unos objetivos muy definidos y para ello se traza una estrategia. El equipo terapéutico está formado por la familia y un equipo de 2 psicólogos (habitualmente), ya que al centrar el foco en la interacción entre individuos y la comunicación, 4 ojos ven más que 2, y una visión compartida siempre es más poderosa que una visión individual.

Las primeras sesiones (2-3) suelen ser de recogida de información y es necesaria la presencia de todos los miembros de la familia que viven en la misma casa para que puedan dar su opinión; y una vez obtenida la necesaria información para tener una imagen completa de la situación del sistema familiar se empieza a intervenir. Es habitual “recetar tareas” que ayuden a favorecer el cambio, así como contar por separado con las distintas partes de la familia (una sesión solo con los padres y luego solo con los hijos, hermanos, sesiones individuales…).

Siempre en función de la velocidad propia del sistema familiar se llegará a los objetivos antes o después, aunque el número de sesiones no suele pasar de 15, y la frecuencia suele ser quincenal.

Terapia para niños y adolescentes

Los problemas de los más jóvenes deben abordarse correctamente para no arrastrar sus consecuencias hasta la edad adulta. Queremos tratar sus dificultades relacionales con amigos o adultos, ayudarles con situaciones de aislamiento o desmotivación, y acompañarles para superar contextos difíciles como la separación de los padres o enfermedades crónicas. También las dificultades típicas de la infancia y la adolescencia que suelen abordarse de manera individual como son la ansiedad, la depresión, problemas de comportamiento son susceptibles de ser abordadas sistémicamente. El tratamiento para los más jóvenes es siempre Familiar Sistémico, puesto que lo que les ocurre a los hijos afecta directamente a los padres, y lo que hagan los padres repercute directamente en los hijos y ésta es la rueda en positivo que queremos poner en marcha entre todos.

Solicita una cita

Terapia para adultos

Dirigida especialmente a conflictos familiares o laborales, separación/divorcios, duelos, crisis, dificultades económicas, enfermedades físicas agudas o crónicas, síntomas psicológicos como depresión, ansiedad, trastornos de personalidad, adicciones… Hay momentos y situaciones en la vida en las que podemos sentirnos mal, que perdemos pie. Déjanos ayudarte y acompañarte para superarlos y conseguir vivir la vida que deseas, necesitas y te mereces.

Solicita una cita

Estamos disponibles siempre que nos necesites

Pide más información o reserva tu próxima cita en el 93 452 50 73, enviando email a info@psicoespaibcn.com o vía formulario:

Si deseas cita, preferencia de dia y hora: